“Espero volver a atajar después de junio”

Juliana Biccoca ya dejó atrás la lesión que la marginó hace un año
Juliana Bicocca retornó a Estudiantes. La arquera pegó la vuelta tras cumplirse un año de la lesión que la dejó afuera de la actividad. La jugadora contó sus sensaciones sobre el proceso de rehabilitación, el regreso al club y sus objetivos a futuro con la camiseta de Estudinates. “Nunca pensé en dejar”, subrayó.

Aún perdura en la memoria aquella fatídica mañana contra Boca donde Juliana Bicocca sufrió la rotura de ligamentos de rodilla: “Desde el 15 de abril que fue la lesión tuve dos cirugías y en agosto empecé con la rehabilitación, a principio de este mes volví al club para entrenarme y ver cómo respondía la rodilla”.

Por la cabeza de la jugadora nunca pasó la idea de un retiro anticipado y la voluntad jugó un papel fundamental: “Nunca pensé en dejar, yo sé que puedo entrenar y recuperar el tiempo perdido, sé hasta dónde puedo dar y lo que implica jugar acá. Sí se me ha replanteado dejar de jugar pero por miedo a lesionarme otra vez”.

Juliana Bicocca siempre mantuvo la esperanza de que iba a retornar al club que la vio nacer como futbolista: “Supe que iba a volver a jugar porque el médico me dijo que no era una lesión inhabilitante. Desde ese lado nunca tuve ningún tipo de impedimento y dependió de una buena rehabilitación”.

La arquera habló sobre el regreso a los entrenamientos en Estudiantes y la posibilidad de contar con un entrenador de arqueros en la institución. “Empecé hace tres semanas y me encontré con Sergio Vizcaíno que aplica unos trabajos muy buenos, te explica y te tiene paciencia”. Además comentó: “Hace 15 años que estoy en el club y nunca tuvimos entrenador de arqueros. Esto sirve para corregir técnicas y mejorar lo que uno ya tiene incorporado”.

Por último, manifestó sus deseos en los próximos meses y también sobre la competencia con el resto de las arqueras del plantel: “Espero que después de junio pueda estar atajando otra vez. Ahora tengo competencia y está bueno porque no te deja quedarte quieta, no te confías de qué tenes el puesto asegurado y eso te lleva a exigirte más”.